• Editorial

    Published on diciembre 8th, 2016 | by José Luis Zapata De Santiago

    0

    Catan: cómo un juego de mesa inició una revolución

    Hace cinco meses volví a comprar un juego que muchos años atrás me había llevado a empezar a jugar juegos de mesa de manera distinta; otro estilo de juegos de mesa. Desde hace más de diez años, Los Colonos de Catan se había robado mi corazón y tenía ganas de volverlo a tener en las manos.

    Y por lo visto no soy la única persona que piensa así. En los últimos veinte años, Catan (su nombre se ha simplificado en las últimas ediciones) se ha transformado de una actividad que unos pocos nerds disfrutaban en un éxito en ventas mundial. Con casi 30 millones de copias vendidas en todo el mundo, Catan se ha convertido en uno de los juegos más populares desde Risk y Monopoly.

    Después de que Die Siedler von Catan fuera lanzado en 1995, de la mano de Klaus Teuber (quien tenía una clínica dental en un pequeño pueblo en alemania y en su tiempo libre diseñaba juegos) la popularidad del juego empezó a crecer.

    lau4

    Probablemente el punto en el que se la popularidad del juego empezó a crecer de manera exponencial fue alrededor de 2008, después de que la casa editorial Mayfair tuviera los derechos del juego en inglés y poco antes de que vendiera esos derechos a Asmodee. Y la verdad es que para todo aquel que ha jugado algún juego de mesa moderno, Catan es uno de los nombres más conocidos, ya sea que lo jueguen en familia, en las universidades o como actividades especiales en distintas empresas.

    Gran parte de la popularidad de Catan se la debe a sus mecánicas de juego y al equilibrio en su jugabilidad. Adam Weisberg, uno de los finalistas en varios campeonatos mundiales de Catan asegura que el juego es “fácil de aprender porque se necesita tanto estrategia, capacidad de entender el juego y buena suerte”. Las reglas nos permiten tomar suficientes decisiones como para que el juego sea interesante, pero no tantas como para que sea abrumador. Como resultado, según Weisberg, “con un poco de suerte un jugador novato puede vencer a un experto”

    La dinámica del juego es sencilla. El juego involucra a tres o cuatro jugadores que computen para establecer la colonia más exitosa en la isla ficticia de Catan, produciendo materias primas, comerciándolas y usándolas para construir caminos y ciudades en una carrera por llegar a diez puntos de victoria. Cada juego comienza barajando las piezas que conforman el tablero, por lo que el tablero es distinto cada vez que se juega.

    catan-image struggle_for_catan

    En donde juegos como Monopoly fallan (dura miles de horas y el ganador normalmente se decide después de pocos turnos, con estrategias bastante simples y haciendo el juego tedioso para los jugadores que saben que no van a ganar), Catan logra ser acertado.

    El juego está diseñado para mantener una competencia cercana todo el juego, una partida dura 90 minutos o menos. Y al contrario de muchos otros pasatiempos competitivos que pueden hacer que el juego acabe en una pelea sanguinaria, Catan necesita cooperación para salir adelante. Cada que se lanzan los dados normalmente se producen recursos para varios jugadores; los intercambios de bienes normalmente benefician a todas las partes. Catan es uno de esos juegos que premian la cooperación tanto como la confrontación, sacando el espíritu competitivo de la manera más positiva posible.

    Aún así, muchos juegos bien diseñados y muy equilibrados siguen en el anonimato y no han ganado la atención que Catan tiene hoy en día. Hay muchas teorías que intentan explicar por qué sucede esto. Hay teorías que dicen que una de las razones por las que el juego es tan popular es porque es un ejemplo del mundo moderno: lograr hacer lo más posible en un escenario con recursos limitados, tratando de negociar con gente que está en situaciones parecidas a la nuestra.

    Algo que también vale la pena mencionar, es que el juego también se ha aprovechado de la popularización de la cultura nerd. Conforme los geeks y los ñoños son más aceptados, el juego también sigue su camino al éxito. Después de haber sido lanzado hace más de 20 años, Catan ha encontrado su lugar entre los jugadores. Quizás hayan sido los nerds los primeros que lo reconocieron y le dieron la oportunidad a un juego de mesa extranjero, y también fueron los que lograron tuviera el éxito que tiene hoy en día.

    Aún así, el juego no es sólo para ñoños. ¿Por qué? Simplemente porque no es tan ñoño. La verdad es que al contraio de otros tabletops famosos como Magic TCGDungeons & Dragons (por mencionar algunos RPGs) o muchos más, Catan no tiene una temática tan “fuerte” o tan definida. En otras palabras, si se tratara de un juego con una gran influencia de fantasía o en un mundo con género muy definido, no hubiera sido tan famoso. Es su tema tan familiar el que hace que sea más fácil abordarlo sin  prejuicios.

    La receta del éxito del Catan entonces se puede ver como: un juego bien diseñado, que se aleja de las temáticas más ñoñas de la cultura geeks, pero incubado por la cultura nerds que día con día es más aceptada y popularizada.

    Si bien quizás ir por ahí diciendo que eres fanático de Catan deje a algunas personas sin saber de qué se trata, eso está cambiando. Los últimos cuatro años el juego ha estado entre los 10 juguetes más vendidos en Amazon, cosa que ni Risk ni Monopoly han logrado.

    catan

    Dos décadas después de su lanzamiento, Catan se ha convertido en toda una institución en el mundo de los juegos de mesa, con varias expansiones, versión para niños, juego de cartas y demás. ¿Qué le depara el futuro? No lo sé, pero si algo sé es que Catan ya se ha ganado su lugar en la historia.

    Tags: , , , , , ,


    About the Author

    Electrónico, blogger y fanático de los juegos de mesa. Los dados no me quieren pero yo los quiero de todas maneras.



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Back to Top ↑