• Reseñas 7 Wonders, genial juego

    Published on enero 30th, 2017 | by José Luis Zapata De Santiago

    7 Wonders: una Maravilla, tres épocas y mucha diversión

    Pocos juegos pueden escalar bien de dos jugadores hasta siete sin perder mucha calidad o sin aumentar mucho el tiempo de juego. 7 Wonders es una de las excepciones. Combina una mecánica de juego interesante (y hasta cierto punto única) con reglas fáciles y un rápido tiempo de juego. Puedes jugar 7 Wonders con 7 personas en 45 minutos, lo que es algo raro en el mundo de los juegos de mesa. Las reglas sencillas hacen que sea accesible para todo tipo de personas, incluso si no tienen mucha experiencia en juegos de mesa. ¿Qué es lo que hace de 7 Wonders una maravilla en si misma (lo siento, lo tenía que hacer)? Vamos a averiguarlo.

    7 Wonders es un juego de Antoine Bauza (Tokaido, Ghost Stories: White Moon, Hanabi, Oceanos), se juega de 2 a 7 jugadores en 45 minutos. Tiene mecánicas de card drafting y gestión de recursos.

    El objetivo de 7 Wonders es hacer la civilización más grande jamás hecha en la historia de la humanidad, todo a través de tres eras. La civilización se construye jugando cartas de tu mano, cada ronda a tu zona de juego. Las cartas van de edificios de producción que dan insumos o edificios especiales que dan puntos de victoria hasta edificios que te permiten hacer acciones especiales.

    Lo que hace a 7 Wonders único es cómo funciona la gestión de las cartas en tu mano. Cada ronda los jugadores juegan una carta simultáneamente de su mano y pasan el resto de las cartas en su mano a alguno de sus vecinos, dinámica de pick and rollcard drafting, tal como lo hace, por ejemplo, Sushi Go!. Es una mecánica muy buena que te obliga a tomar en cuenta tanto las cartas que quieres jugar como las que no quieres darle a tus oponentes. El juego se juega en tres etapas, al final de las cuales el jugador con más puntos de victoria será (a sorpresa de todos) el ganador.

    Mecánica de juego

    Al inicio del juego cada jugador recibirá alguna antigua civilización para controlar. Cada una de ellas es única y lo ideal es crear estrategias alrededor de los puntos fuertes de la civilización que les haya tocado. De manera opcional, los jugadores podrán ir construyendo su maravilla conforme pasa el juego; al hacerlo, irán obteniendo puntos de victoria o beneficios específicos por el resto del juego. Además de eso cada civilización inicia con un recurso del cual el jugador puede hacer uso. Junto con su civilización, los jugadores reciben 3 monedas y una mano de 7 cartas.

    Cuando el juego comienza, cada jugador selecciona una carta de su mano y la revelan simultáneamente, poniéndola en su zona de juego específica. Algunas cartas tienen costo, el cual debe ser cubierto con los recursos que se producen en tu zona de juego. En realidad no tienes que gastar recursos, sólo producirlos. Si una carta cuesta una madera, esto quiere decir que debes tener acceso en tu zona de juego a una carta que produzca madera.

    Una de las maneras en que se da la interacción entre los jugadores es cuando comprar recursos de sus vecinos (sólo de los jugadores sentados al lado tuyo). Los recursos cuestan dos monedas y los jugadores no pueden negar un recurso. Comprar un recurso no hace que el jugador al que se lo compraste se quede sin él, sólo da acceso a ese recurso por ese turno.

    Todas las manos son pasadas en el sentido de las manecillas o en sentido contrario dependiendo de la era. Luego tomas las cartas que te pasaron y seleccionas otra carta para jugar. Esto se repite hasta que cada jugador tenga 2 cartas en su mano. En ese punto el jugador toma una carta y descarta la otra.

    Tablero de maravilla en 7 Wonders

    Conforme se avanza en la segunda y tercera era, las cartas se irán haciendo más poderosas y además requerirán más recursos. Una manera de ayudarnos a construir y evadir el alto costo de las cartas es encadenar las cartas. Construir ciertas cartas al inicio del juego permiten construir cartas de manera gratuita más adelante. Es una muy buena mecánica que te puede ayudar a planear para después. Finalmente, si un jugador no puede o no quiere jugar una carta la pueden vender (es decir, descartar) para ganar tres monedas.

    Al final de cada era, los jugadores comparan su puntaje militar contra sus vecinos (y sólo contra ellos) y ganan o pierden puntos de victoria dependiendo de los mismos. El perdedor perderá un punto de victoria y el ganador se llevará 2, 3 o 5 puntos dependiendo de la era. Después de eso se reparten nuevas cartas de la nueva era y el juego sigue hasta pasar las tres era. Al final de la partida, el jugador con más puntos gana.

    Conclusión

    7 Wonder es sorprendentemente simple pero con una profundidad estratégica que lo hace apto para jugadores experimentados o nuevos. Conforme pasa el juego y las manos van rolándose vas viendo la variedad de cartas que hay y las posibles estrategias a seguir. De alguna manera, el juego premia las estrategias, pero las mismas deben ser lo suficientemente flexibles como para poder funcionar a pesar de una mala mano y que pueda tomar en cuenta las cartas de tus vecinos.

    Y ahí está la clave de 7 Wonders, ser adaptable. Una manera fácil de asegurarte de perder es copiar lo que alguien más esté haciendo. Y aún así, siempre es importante estar al pendiente de lo que todos los demás hacen para poder hacer la estrategia más eficiente posible. Si algo nos da la obra de Bauza es mucha variedad de juego.

    Si algo es cierto es que es una ventaja que se juegue de muchos jugadores, pero al final de las veces sólo compites con los jugadores a tus lados, lo que puede hacer que alguna jugada mala que tenga alguien con quien ni siquiera estás compitiendo directamente, le de el gane a alguien con quien tampoco tienes ninguna influencia. Para mi 3 personas es donde más brilla, pero hasta 5 puede ser una buena experiencia. En 6 o 7 puede que, dependiendo del estilo de jugador que seas, el juego pierda gracia.

    Además de eso el juego tiene muchos símbolos. Y esto es bueno porque no hay que estar leyendo cada carta, pero también es cierto que la simbología a veces no es tan intuitiva, sobre todo si no lo juegas muy seguido. Esto es algo que agregar a la curva de aprendizaje, aunque es cierto que no es grande. A eso hay que sumarle que para muchos la manera de sumar puntos (sobre todo las cartas de ciencias) les parece poco intuitiva; algo que se puede arreglar siguiendo una guía de cómo sumar los puntos. Pero el no saber bien cómo se suman (que tiene un poco de truco) puede afectar también tu estrategia de forma negativa.

    7 Wonders es un gran juego en si mismo. Además de eso, cuenta con expansiones (Cities y Leaders) que le dan aún más rejugabilidad. Es un juego que te permite jugar con una gran cantidad de personas y hacerlo de manera rápida, algo que se agradece. Es muy recomendable por su estrategia, el tiempo de juego y las mecánicas únicas que lo hacen bueno para cualquier noche de juegos, haciéndolo también un gran juego para principiantes.

    7 Wonders: una Maravilla, tres épocas y mucha diversión José Luis Zapata De Santiago

    Summary: 7 Wonders es rápido, dinámico y fácil de aprender. La manera de puntuar es algo confusa. Pero su rejugabilidad, expansiones y que pueda tener hasta 7 jugadores sin sacrificar (tanto) la calidad del juego, lo hace único.

    4


    Tags: , ,


    About the Author

    Electrónico, blogger y fanático de los juegos de mesa. Los dados no me quieren pero yo los quiero de todas maneras.



    Back to Top ↑