• Reseñas

    Published on agosto 16th, 2017 | by José Luis Zapata De Santiago

    Scythe: mechas, dieselpunk y ¿hype?

    Hay una dificultad a la hora de reseñar un juego que ha generado tanto hype. Sin lugar a dudas uno de los juegos más esperados del año 2016 y que hizo muchísimo revuelo por su arte, su campaña de Kickstarter espléndidamente llevada y porque todo mundo hablaba de él. El juego fue diseñado por Jamey Stagmaier, inspirado por el arte Jakub Rozalski; Scythe está en camino a volverse un clásico moderno.

    Como bien mencionamos, el arte de Rozalski retrata una realidad alterna después de la Primer Guerra Mundial. Un universo dieselpunk en el que encontramos a Europa central destruida por la guerra; distintas facciones patrullan los perímetros de La Fábrica por encontrar y aprovechar nuevas tecnologías que les permitan mantenerse vivos.

    Arte Scythe

    Para lograrlo, las facciones tendrán que controlar terrenos en el mapa, generar recursos y desarrollar tecnologías y habilidades que les permitirán generar la mayor riqueza. Al final del juego, la facción con más riqueza será la ganadora. Hay muchos caminos a la victoria en un juego que combina varias mecánicas de manera interesante.

    Si están pensando en obtener Scythe, les llama la atención o simplemente quieren saber más de él, sigan leyendo nuestra reseña, la cual hemos hecho con una copia que Stonemaier Games nos ha proporcionado de muy amable manera.

    Mecánicas de juego

    El juego se trata de generar riqueza en un universo dieselpunk distópico. Los jugadores toman el papel de líderes de facciones que buscan lo mejor para su nación, generando riqueza, popularidad y mandando a sus unidades. Un juego de tablero de hexágonos que combina control de área y manejo de recursos; además de utilizar una mecánica restringida de selección de acciones y la amenaza de combate para mantener presión constante para ser eficiente, cuidadoso y mantenerte vigilante.

    Al inicio del juego cada jugador recibe un tablero con su facción única y otro tablero único de acciones, desarrollos tecnológicos y edificios. Las facciones tienen habilidades únicas y los tableros son ligeramente distintos en cuanto a costos y beneficios de las acciones. Distintas mecánicas se entrelazan en el juego, como es clásico con los juegos 4X (eXplore, eXpand, eXploit, and eXterminate).

    Cuenta con un sencillo método de selección de acciones; cada jugador tiene 4 acciones distintas y no puede seleccionar la acción hecha el turno anterior. Hay dos acciones por espacio; unas que tienen poco o ningún costo y otras que necesitan recursos para poder costearse. El jugador puede decidir si hace una o la otra, ambas o ninguna.

    Entre las acciones están moverse, producir recursos, comerciar, ganar poder militar, o popularidad (la cual te ayudará al final del juego); pero también se pueden hacer acciones de desarrollo tecnológico, construcción y colocación de unidades en el tablero. Conforme los jugadores construyen edificios o unidades como los mechs, el tablero irá revelando nuevas habilidades para usar durante el juego y mejorar sus acciones, esto le da un toque muy al estilo de Terra Mystica.

    Hacer mejoras tecnológicas funcionan de manera similar. Si haces una mejora, mueves un cubo de una acción superior a una inferior; aumentando los beneficios de la acción superior y disminuyendo costes de la inferior.

    Scythe cuenta con dos tipos distintos de unidades: trabajadores (meeples de madera) y unidades de pelea (el líder de la facción y los mechs, miniaturas de plástico).

    Durante el juego tendrás oportunidad de producir recursos para hacer las distintas acciones. podrás también construir edificios o ir avanzando la historia de los líderes de tu facción mediante Cartas de Encuentro, las cuales te darán beneficios únicos.

    Scythe Minis

    Las peleas en Scythe son poco comunes, principalmente porque vienen con un precio alto; te pueden hacer perder popularidad, la cual es bastante importante. Por lo tanto Scythe se siente más como una guerra fría en la que hay que decidir muy bien tus peleas. Además de que el combate no elimina unidades sino que las regresa a la zona inicial de su facción.

    En el combate, los jugadores seleccionarán en secreto cuánto gastarán de poder militar (uno de los recursos del juego) y cartas de poder (otro de los recursos) con distinto valor; pudiendo usar una por unidad de pelea. El jugador que sume más puntos gana la pelea; los empates van al agresor.

    Los jugadores competirán por completar logros, los cuales están representados por estrellas. Entre los logros están: construir todos los edificios, colocar todos los mechs en el tablero, desarrollar todas sus tecnologías, poner a todos sus trabajadores en el tablero, etc. Cuando un jugador haya completado 6 logros, el juego termina automáticamente.

    Scythe Cards

    Al final del juego los jugadores ganan puntos por cada una de sus estrellas, sus territorios y recursos que tengan. El número de puntos que reciben depende de su popularidad. Entre más popular, más puntos ganarás. Así que, en general es buena idea mantener la popularidad alta. La suma de puntos obtenidos por este medio, más las monedas en poder de los jugadores, darán el marcador final. El jugador con más riqueza al final del juego, gana.

    Conclusión

    Uno de los juegos más esperados del año pasado, número 6 en el top de BoardGameGeek (BGG). Scythe es un juego que ha dado mucho de qué hablar. Y aquí estamos.

    Primero lo primero. La producción es, como es normal en Stonemaier Games, de primer nivel. No hay mejor manera de ponerlo. La calidad e todos los materiales es excelente y el arte en el juego es único y hermoso. Las miniaturas tienen buena calidad, a secas. Pero cumplen. Sobre todo si eres de los que no quieren juegos por sus miniaturas sino por sus mecánicas. Quizás el arte del mapa puede ser confuso al principio pero la iconografía logra arreglarlo sin mucho problema.

    Sobre el juego puedo decir que el espíritu del juego está más en la producción de recursos (desde los tangibles del mapa hasta los intangibles como la popularidad o el poder militar), lo que le da un corazón de eurogame a este híbrido. Si lo tuyo son más los euros que los juegos de interacción directa, Scythe bien podría ser de tu agrado.

    Como bien lo dije, la mayoría de juegos 4X combinan mecánicas para lograr su cometido. Pero lo interesante de Scythe es que, aunque sus reglas son muchas, se combinan muy bien. Algo que le ayuda mucho es que sus reglas son altamente temáticas. Es fácil comenzar a jugar después de una explicación básica de 10 minutos.

    Algo que me gusta mucho del juego es la cuestión de la popularidad. Puedes tener muchos logros, mucho territorio o muchos recursos, pero si estás bajo de popularidad, puedes perder. Esto hace que Scythe se convierta más en un acto de balanceo que en una carrera por terminar tus 6 logros. Aunque una cosa no quita a la otra. El juego sigue siendo una carrera por acabar y se siente un poco esa prisa en los últimos turnos.

    Si algo es cierto es que el juego es muchísimo de timing. El momento en que decides hacer una acción o el saber reconocer cuando el final del juego está cerca son habilidades cruciales para ganar. Y al principio puede ser algo difícil de predecir.

    Algo que normalmente se le ha criticado es la invariabilidad del mapa. Los recursos que se producen en el mapa nunca cambian. El mapa es fijo y lo lugares donde cada facción empieza, también. Esto puede hacer que el inicio del juego sea muy predecible o quizás hasta aburrido.

    Pero en realidad en donde está la variabilidad es en las facciones y sus tableros de acción. Las combinaciones que hay son muchas y pueden hacer las cosas más entretenidas. Hace falta hacer un poco de números para notarlo. Hay 25 combinaciones posibles de facción tablero de acción posibles. Cuando juegas a dos jugadores hay 400 combinaciones distintas de facción/tablero por jugador de acción posibles, número que cambia hasta casi 15,000 combinaciones posibles cuando se juega a 5.

    Y son estos tableros junto con unas cartas de metas secretas los que pueden definir cómo vas a jugar y cambiar las cosas. Y hay variedad de estrategias para lograr ganar (incluso alguien intentó jugar sin mechs y casi gana). Cada turno importa y eso se siente en el juego.

    El combate es otro detalle interesante. El sistema es sencillo y se aprecia, pero dependiendo de cómo se desarrolle el juego se puede sentir tenso e importante mientras que otras veces se siente simplón y sin muchas decisiones que tomar.

    Es cierto; hay muchos otros juegos de manejo de recursos que logran hacer su trabajo mejor. Pero la manera en que Scythe logra mantenerse temático juntando mecánicas, combinando el manejo de recursos con el control de área, es relativamente sencilla para un juego 4X. Y eso se agradece.

    No es un juego elegante, pero sus reglas son tan temáticas que se le puede perdonar. Y aunque tiene algunos detalles.  En general, creo que ofrece una gran experiencia en un juego de complejidad media. Porque es realmente muy sencillo considerando todas las piezas que hay en juego. Scythe es un juego de contrastes; complejo en estrategias y opciones, pero las elecciones de acciones son sencillas y fáciles. Esto lo hace entretenido y único.

    Algo que vale la pena mencionar es el precio. Está en un rango de precios de un juego que tiene muchas más miniaturas y a la gente que le importa eso, podría sentir que les deben plástico. Y para la gente acostumbrada a eurogames, incluso los más “pesados”, el juego podría quedarse un poco corto con respecto al precio. A mi punto, el precio de mercado de 80 USD es ligeramente elevado para lo que ofrece. Aunque si tomamos el cuenta los costes de desarrollo del arte y demás, podemos decir que quedamos apenas tablas. En lo personal preferiría una versión más económica que no viniera necesariamente con miniaturas, porque las mecánicas no lo necesitan.

    Lo que es cierto es que Scythe apela tanto a los ameris como a los euros; aunque su corazón es más euro que nada. No por nada se ha convertido rápidamente en uno de los juegos que más hemos jugado en el año y seguramente se mantendrá ahí. Pero sigue siendo mejorable en pequeños aspectos. En mecánicas hace tanto, que no hace nada especialmente bien; pero la manera en que combina todo es lo que lo hace bueno. Scythe es bueno a pesar del hype, algo que no todos los juegos pueden decir.

    Scythe: mechas, dieselpunk y ¿hype? José Luis Zapata De Santiago

    Summary: Un juego híbrido con alma de euro. La manera en la que entrelaza mecánicas es altamente temática, pero no tan elegante. Logra crear una gran experiencia con tensión y diversión sin ser tan pesado.

    4.5


    Tags: ,


    About the Author

    Electrónico, blogger y fanático de los juegos de mesa. Los dados no me quieren pero yo los quiero de todas maneras.



    Back to Top ↑