• Reseñas Last Will

    Published on mayo 11th, 2017 | by José Luis Zapata De Santiago

    0

    Last Will: perdiendo dinero para ganar una fortuna

    En el 99% de los juegos de mesa que se hacen, los jugadores intentan ganar obteniendo puntos, dinero, influencia o alguna otra cosa; no importa lo que sea, siempre se trata de obtener más. Cuando escuché que Last Will no entraba en el 99%, me interesó bastante. En este juego los jugadores intentan gastar lo más rápido posible su herencia para quedarse con el resto de la fortuna, ya que su tío millonario que murió, decidió que dejaría su fortuna a quien supiera disfrutarla mejor. ¿Y que mejor que despilfarrara en fiestas, cenas, propiedades e invitando a tus amigos?

    El tema ed nuevo para un juego de mesa, y es tomado de la película Brewster’s Millions, de las cuales hay dos versiones, una filmada en 1945 y otra en 1985. Ambas películas fueron basadas en la novela editada en 1902 de George Barr McCutcheon.

    Si la temática les parece interesante, el cambio de mentalidad de intentar perder dinero es algo de lo que da mayor dificultad al principio. Veamos lo que Vladimir Suchy nos prepara con este novedoso juego.

    Tablero de juego Last Will

    Mecánicas de juego

    A grandes rasgos, el juego tiene mecánicas de worker placement (colocación de trabajadores) y de hand management (manejo de mano) que son lo que hace que el juego avance; sumado con action points (puntos de acción) y engine building (construcción de motor), lo hacen un juego interesante.

    Al principio del juego cada jugador recibe dos peones de chicos mandaderos (sombreros de copa de madera) un marcador de planificación, un tablero personal con espacio para cinco cartas y una herencia de 70 libras.

    Lo primero que hay que entender es que en el juego existen cuatro tipos de cartas que te ayudarán a gastar la fortuna de tu tío:

    1. Eventos. Son cartas de un sólo uso que te permiten hacer algunas salidas extravagantes. Puedes aumentar la cantidad de dinero gastado usando acompañantes.
    2. Ayudantes y gastos. Estas cartas se juegan en el tablero personal. Te permiten gastar dinero cada turno o hacer que ciertos eventos sean más caros. Algunos dan algún privilegio o acción especial que puedes hacer en tu turno.
    3. Propiedades. Son una manera fácil de gastar mucho dinero, ya sea a la hora de comprar o dejarlas decaer para que se devalúen (una mecánica interesante) gastar dinero para mantenerlas en buen estado (si son mansiones, casas de vacaciones o casa en la ciudad) o llevar animales y gastar dinero manteniéndolos (si son granjas).
    4. Acompañantes. Se trata de perros, caballos, invitados o un chef. Se pueden jugar junto con eventos o propiedades para hacer la carta más cara cuando se activa.

    Tablero personal Last Will

    En cada ronda, los jugadores tendrán que hacer lo siguiente.

    1. Mantenimiento. En el tablero de mandados, hay espacios que deben ser llenados con ciertas cartas boca arriba que después podrán ser obtenidas por los jugadores más adelante en la ronda.
    2. Planeación. Los jugadores tomaran turnos para ocupar un espacio en el tablero de planeación, el cual determinará cuatro cosas: el número de cartas boca abajo que podrá sacar de los mazos, el número de chicos mandaderos que podrá usar, las acciones que podrá hacer, el orden de turno por el resto de la ronda.
      Cada espacio en el tablero de planeación tiene distintos valores para cada una de estas cosas. Los jugadores toman sus cartas boca abajo en esta fase.
    3. Mandados. Cada jugador colocará sus chicos mandaderos en el tablero de mandados para hacer distintas cosas: tomar alguna de las cartas que está en el tablero, tomar cartas boca abajo, ajustar los valores de las propiedades cuando se compran o vender, ir a la ópera o aumentar el tamaño de su tablero personal.
    4. Acciones. En esta fase los jugadores pondrán a prueba su capacidad de desperdiciar dinero usando cartas de eventos y activando cartas en su tablero de jugador. Cada jugador recibe un turno para jugar cuantas cartas pueda hasta que ya no tengan acciones. Los jugadores deben optimizar el número limitado de acciones para mantenerse competitivos.
    5. Limpieza. Cualquier carta que no se haya usado en el tablero de mandados se descarta y las piezas se regresan para la siguiente ronda, se mueve el marcador del primer jugador. Los jugadores sólo pueden mantener dun máximo de dos cartas en su mano y descartan las necesarias. Si se juegan siete rondas o un jugador logra deshacerse de su dinero y de sus propiedades al final de la misma, esa es la última ronda jugada.

    Con esto, el juego fluye intentando gastar la mayor cantidad de dinero, comprando propiedades y haciendo acciones extravagantes. Sólo vale la pena notar que existe una mecánica de devaluación del valor de algunas de las propiedades que permite perder dinero a largo plazo o a corto plazo si es que se decide gastar en mantenimiento de las mismas.

    Además de eso, vale la pena destacar que un jugador no puede quedar en bancarrota si tiene propiedades. Por lo que es necesario venderlas y gastar el dinero que obtengas de venderlas para estar más cerca de ganar.

    Peones y billetes de Last Will

    Conclusión

    Adoro la idea de un juego económico “al revés”. Hay un sentimiento de satisfacción cuando logras hilar varias cartas y gastar un montón de dinero ficticio por el cual no tuviste que trabajar (de manera ficticia). A todas las personas con las que he jugado les ha encantado el tema.

    Además de eso, el juego está ambientado en la Inglaterra Victoriana, y el arte, modo de juego y tema trabajan perfectamente bien juntos.

    Cuesta adaptarse al sistema de perder dinero. También hay varios mazos de cartas, varios tipos de cartas, un montón de iconografía y pequeñas reglas que quizás a algunos jugadores cueste trabajo reconocer. Sobre todo en la parte de iconografía, que para unos casos puede ser confusa, pero hay una tabla en la parte de atrás del manual que es necesaria para esto.

    Quizás puede llegar a ser un poco frustrante cuando en el tablero no hay una sola carta que pueda ayudarte en tus planes, o existe pero es algo que a la mayoría de los jugadores les puede ayudar, lo que hace que el orden de turno sea a veces demasiado importante. Es decir, a veces existe una jugada óptima en el tablero para todos y todos vayan tras de ella.

    En el juego, para poder avanzar, es necesario armar un motor con las cartas de propiedades y de ayudantes que te permita poder jugar de manera inteligente tu tablero personal. Pero también es necesario ir desarmando ese motor en el momento óptimo y de la mejor manera para que te permita gastar la mayor cantidad de dinero, lo que hace que este juego se convierta en una lucha por encontrar el timing perfecto, por lo cual se beneficia de darle varias jugadas.

    Si algo es cierto, es que Vladimir Suchy ha logrado tomar un tema y convertirlo en un juego único con una combinación de mecánicas que, sorprendentemente, funciona muy bien. El mejor rato que tendrás perdiendo dinero.

    Tags: , , , ,


    About the Author

    Electrónico, blogger y fanático de los juegos de mesa. Los dados no me quieren pero yo los quiero de todas maneras.



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Back to Top ↑